PRESTAR DINERO A EMPRESAS SUPONE UN RIESGO DE PÉRDIDA DE CAPITAL Y REQUIERE UNA INMOVILIZACIÓN DE SUS AHORROS